10/23/2012

Capítulo 28 - Tristeza





Hola, os traigo cómo prometí el esperado Capítulo 28 - Tristeza :P Espero que comentéis y que me digáis que os parece, de acuerdo¿? Un Beso¡! <3


Abro los ojos y me encuentro enmarañado en cabellos oscuros, Annie tiene el pelo tan largo que me cubre la cara cuando se mueve mucho. Adormilado me voy desperezando y me fijo en que ella sigue dormida y tiene ese aire angelical que la ha robado la infelicidad. Es temprano y empiezan a entrar por la ventana algunos rayos de sol cuando, sin tener nada que hacer, contemplo con fijeza el rostro de mi antigua vecina. Me resulta extraño que antes no me diera cuenta de lo guapa que es, que bajo sus hermosos ojos color chocolate tiene algunas pecas, que sus pestañas son tan delgadas que te quedas perdido mirándolas. 

Tendrá el cabello oscuro pero algunos de sus delicados cabellos son pelirrojos lo que le da un efecto muy bonito. Sus manos delgadas y terminadas en unas bonitas uñas ovaladas. Blanca de piel, ya que ella nunca tuvo que ganarse la vida en un barco echado a la mar, delgada pero no tiene ese aspecto de enfermedad que tienen algunas en el Capitolio. De repente y sin haberme dado cuenta por estar perdido en mis pensamientos, me mira entre extrañada y curiosa, creo que me ha pillado observando sus hermosos labios, así que me desperezo totalmente aunque en mi cara aparecen evidentes señales de acaloramiento y rubor. 

Salimos y desayunamos aunque el ambiente está muy triste y cargado. Intento animar un poco pero mis intentos se interrumpen por las numerosas interrupciones de la madre de Annie que no soporta la idea de haberse quedado prácticamente sola en el mundo. Al fin terminamos y con alegría nos vamos a la playa. Annie hace todo lo que puede por mantenerse fuerte, aunque siempre tenemos que pasar por situaciones tensas y dolorosas. Llegamos a la orilla, donde podemos disfrutar de la soledad que allí se respira. Pasamos varias horas de juegos y cuando Annie me está haciendo una llave que me deja inmovilizado, aparece Mags. 

Aunque es una de esas situaciones terriblemente incómodas, charlamos un rato y veo que Mags, parece interesada en conocer más a Annie, porque incluso quedan para ir a dar una vuelta con el pequeño bote que tiene la propia Mags. Se marcha y veo que Annie, se a quedado con muy buena impresión de ella, lo que me alegra, porque aunque sería horrible, podríamos caer en los Juegos del mismo año. 

Después de haber pasado todo el día juntos y habiendo disfrutado del día cómo auténticos niños, nos vemos obligados a volver a casa. Llegamos a su casa y vemos que la madre de Annie se ha quedado dormida el sofá y puedo distinguir un matiz a alcohol. Creo que todas las personas terminan igual, se emborrachan y terminan suicidándose o buscando que los maten, cómo mi padre. La dejamos durmiendo para que se le pase el malestar que se tiene al haber bebido, mientras que nosotros nos vamos a cenar. 

Gracias a que me pasé toda la tarde pescando, tenemos variedad y comemos hasta que no podemos más. Me pongo a recoger cuando Annie me detiene y me da un tierno beso en la mejilla.

Eso me ha dejado absolutamente atontado y la miro sin comprender. Rápidamente noto que en esa zona, se ha quedado cómo inerte, nadie me había besado antes así. Ella responde con una enorme sonrisa y me da las gracias por todo lo que he echo por ella, que nadie lo habría hecho y que está en deuda conmigo.

Lo recojo todo y me quedo mirando por el cristal de la puerta al lado del fregadero en la cocina, mirando al infinito. Me doy cuenta de que lo que hago, no lo hago para que me bese y me de la gracias, sino para que esté bien y que es lo que haría cualquiera. Voy al cuarto de ella, pensando en lo nervioso que estaré a la hora de dormir, por volver a tenerla tan cerca. Llego al cuarto y noto que la luz está apagada y entro esperando lo que me pueda encontrar. Pero solo está Annie, observando el cielo oscuro y cuajado de estrellas que brillan cómo las pepitas de oro. 

- ¿A que es bonito? - me pregunta con la voz entrecortada.

- Si, es precioso - preciso temiendo el momento del que se ponga a llorar. Pero ese momento no llega, así que me siento a su lado y contemplamos esa noche tan bonita. 

Nos sentamos cerca de la ventana y nos echamos una manta para no pasar frío. Cansado por los juegos de esta mañana me quedo dormido en su hombro, mientras que ella no puede evitar llorar por la pérdida de su padre. 

8 comentarios:

  1. me encanto! ya quiero saber que es lo que va a pasar en el proximo capitulo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sii, no te preocupes que mañana o pasado, seguro, tengo el Cap. 29, Gracias por Comentar¡!

      Eliminar
  2. Que emoción!!! Me encanta!!! Tienen que salir juntos yaa, es muy bonito!!
    Besos Àlia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje Si están en proceso, pero haber si se centran y empiezan a salir juntos¡! :P Gracias por Comentar, Àlia¡!

      Eliminar
  3. k wuai!!!kuantos capitulos faltan para k salgan juntos?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, supongo que unos cuantos, más o menos 7 pero no es seguro porque queda muy poco para las cosechas y ahí se decide mucho. Gracias por Comentar¡!

      Eliminar
  4. Super bonito, tengo ganas de leer el siguiente! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Lo tendré para mañana, Gracias por Comentar¡!

      Eliminar

Me gustaría, que siempre que tengais una duda o querais decirme algo, por favor, comentadlo. Os lo agradezco enormemente. Gracias¡! :)